jueves, 21 de abril de 2016

Causa y efecto (parte cuarta - draft 2015).



Dicen que hace falta que pasen al menos tres años para poder valorar el draft de cualquier equipo de la NFL. Intentar hacerlo con el último es arriesgado, pero visto lo visto, parece un buen año en el que se consiguieron una buena cantidad de titulares y algún otro nombre que podría saltar a la titularidad en 2016.

Fueron muchas elecciones, ocho en total. Los Colts canjearon su selección 61 global por la 65, en segunda ronda, y subieron de la 128 a la 109 en cuarta. A simple vista parece uno de los mejores drafts de los últimos años. Sin embargo, a pesar de la cantidad de jugadores que se han hecho con un puesto en el equipo, alguno de ellos sobresaliendo, no se pudo hacer una temporada peor. Las lesiones de Andrew Luck lastraron por completo el juego y se terminó con 8 victorias y 8 derrotas. Fue el primer año de la era Grigson en el que los Colts no iban a playoffs.

Analizando las elecciones una a una, su aporte al equipo, su talento y su potencial, podemos decir que no se hizo un mal trabajo. Dicen que a Grigson se le da bien acertar en lo alto de la tabla. En este draft estuvo muy fino en el tramo medio. Vamos a echarle un vistazo a los jugadores que se eligieron hace apenas un año.


1 - #29 - Phillip Dorsett, WR, Miami


La primera elección fue una gran sorpresa para la gran mayoría de periodistas y aficionados. No esperábamos un WR de refuerzo, y menos uno con unas características muy similares a las de T.Y. Hilton. Nos vendieron que era el mejor jugador disponible en la tabla de la sala de guerra de los Colts y que se le eligió por eso. Con las necesidades que había, no tenía mucho sentido un fichaje así. La llegada de Andre Johnson en la agencia libre era refuerzo más que suficiente para un cuerpo de receptores que contaba con el propio Hilton y con Donte Moncrief.

Las lesiones y el baile de QBs no han dejado que Phillip Dorsett mostrara todo de lo que puede ser capaz. No ha tenido muchas oportunidades y no ha sabido sobresalir. Visto así parece una primera ronda desperdiciada por completo, pero el talento y la velocidad terminal con las que cuenta el ex de la U lo convierten en una esperanza para el puesto. No hay que olvidar que en estos momentos, además de Hilton y Moncrief no hay nada seguro en la unidad. Dorsett podría reivindicar su pedigree de primera ronda siendo la última punta de un tridente que podría dar muchos dolores de cabeza a los rivales si Luck vuelve a ser el de siempre.

Sin la llegada de Phillip Dorsett, probablemente uno de los picks más cuestionados de esta etapa, hoy la posición sería una de las más necesitadas, condicionando por completo el próximo draft. Bastantes necesidades hay como para añadir una más. Si se mantiene sano y trabaja duro, Dorsett podría dar el salto en su año de sophomore.


3 - #65 - D'Joun Smith, CB, Florida Atlantic



El movimiento de bajar en segunda ronda hasta lo alto de la tercera, para subir en la cuarta, nos pareció a la mayoría muy acertado, ¿pero un CB como segunda elección?  Moríamos por un jugador de línea defensiva, y la llegada de D'Joun Smith nos dejó a la expectativa.

El muchacho sufrió muchísimo desde su llegada y los subsiguientes campamentos de entrenamiento. Hizo grandes a Duron Carter, a Quan Bray e incluso a Andre Johnson. Cualquiera que saltara en los drills como receptor se lo comía. Saltaron las alarmas, pues su nivel de juego era mucho más bajo del esperado.

Lo del cuerpo de corners este año ha sido apocalíptico. Smith no tardó en lesionarse y estuvo apartado del juego durante gran parte de la temporada. Tendrá que trabajar duro para recuperar el ritmo, adaptarse al nuevo esquema defensivo e intentar hacerse un puesto entre los Davis, Robinson y Butler.


3 - #93 - Henry Anderson, DE, Stanford


Con la elección de Henry Anderson los Colts se coronaron con una de las mejores de los últimos tiempos. Hacía falta un refuerzo inminente para la línea defensiva, y Grigson lo tuvo claro con el de Stanford. Anderson no tardó en mostrar de qué estaba hecho, siendo un referente contra el juego de carrera y uno de los mejores de toda la unidad defensiva.

Hasta su lesión, algunos medios como PFF lo colocaban entre los mejores de la posición. Otros lo incluían entre los mejores novatos del año. Todos coincidían en que había sido un auténtico robo. Henry Anderson ha mostrado su nivel atacando el lado fuerte, sellando el exterior, y frenando la carrera sin piedad. Sus estadísticas reflejan a la perfección el tipo de jugador de gran talento que es. En 9 partidos consiguió 35 placajes (28 solo), cinco de ellos para pérdida de yardas, dos pases defendidos y un sack.

Lo peor, la lesión que lo tuvo apartado durante la segunda mitad de la temporada. Durante el partido de los Broncos, Anderson se hizo daño en la rodilla, que hubo que operar poco después para dar por finalizada la temporada. Si no vuelve a sufrir en este sentido, será de nuevo una pieza fundamental de la línea defensiva.


4 - #109 - Clayton Geathers, SS, Central Florida


Clayton Geathers llegaba como un buen prospecto al que probar y que daría profundidad al puesto de safety. Con un gran tamaño y unas características físicas equilibradas venía con fama de ser un tipo que golpeaba duro y bien.

Ha tenido la oportunidad de mostrar sus habilidades de forma limitada. En su año de rookie ha jugado en 15 partidos (dos de ellos como titular). Tiene la envergadura suficiente para jugar bien en cobertura y ha demostrado que la fama de hard hitter no se la había regalado nadie. Ha dado buena imagen y el equipo parece confiar en él como pareja de Mike Adams. La no renovación de Dwight Lowery, que no lo ha hecho mal, pone de manifiesto la confianza de la franquicia en Geathers.


5 - #151 - David Parry, DT, Stanford


En quinta ronda llegaba otro miembro de la línea defensiva de Stanford. Nada más analizarlo, muchos profesionales cuestionaron su tamaño. No es muy alto, y en la 3-4 en la que se forman los Colts el puesto de nose tackle suele requerir cierta envergadura.

Parry no tardó en impresionar con su empuje y su ética de trabajo. Saltó junto a los titulares en los partidos de pretemporada y jugó como titular los 16 partidos de liga. Una posición de apoyo como la de NT quizás no sea la que mayores estadísticas consiga. Dependiendo de las características de cada jugador y su rol en el esquema defensivo la productividad se muestra en forma de números, o no. En el caso de Parry las estadísticas no son excesivamente brillantes (31 placajes, 15 de ellos solo, y un sack), pero su trabajo constante se ve reflejado en el campo, en cada jugada.

Se ha convertido en una de las sorpresas de este draft y parte importante de la defensa. Aún puede aprender mucho y mejorar, pero ya se le ha visto como una fuerza contra la carrera, y ha llegado a dar buenos destellos de calidad contra el pase. Una elección ganadora en quinta ronda. Los Colts tenían problemas serios en la línea defensiva, y Parry ha cubierto el puesto con su buen hacer.


6 - #205 - Josh Robinson, RB, Mississippi State



Cuando estudiamos el perfil de Josh Robinson, antes aún de que los Colts lo eligieran, nos gustó lo que vimos. Era un jugador que nos recordaba en cierto modo a Ahmad Bradshaw y pensamos que podría ser una buena opción para acompañar a Frank Gore. Su paso por los distintos camps y sus actuaciones en partidos de pretemporada asentaron nuestra primera impresión.

Tuvo su oportunidad como backup de Gore, y sus problemas para proteger el balón terminaron apartándolo del roster de 53 hombres. Fue cortado en noviembre, para ser rescatado por el practice squad. Su futuro es incierto. Puede que lo veamos en los tryouts de este verano, donde podría intentar convencer al staff de que ha trabajado duro para mejorar el tema de los fumbles.


6 - #207 - Amarlo Herrera, ILB, Georgia



La verdad es que Amarlo Herrera no ha tenido muchas oportunidades. También dio buena imagen en la pretemporada y los camps, pero en seguida fue cortado para ser repescado por el practice squad. En diciembre, tras las lesiones de Jerrell Freeman y Nate Irving, volvió a la plantilla.

Gustó su forma de moverse en pretemporada, así como su capacidad para poder decir las jugadas. Ha participado de forma limitada en unos pocos partidos, pero la franquicia lo ha mantenido en plantilla con vistas a probar su valía de nuevo en el training camp.


7 - #255 - Denzelle Good, OT, Mars Hill



Ryan Grigson terminó el draft como lo había empezado, con una gran sorpresa. Se hizo con un tipo absolutamente desconocido del que apenas había información. Hubo cierto desconcierto entre la prensa profesional, que desconocía incluso el programa desde el que era reclutado. Un periodista afirmaba con condescendencia que la pobre señora de los Colts que había anunciado la selección se había equivocado, que la universidad de este muchacho era Marshall. Pues no, era Mars Hill, tal y cómo había anunciado aquella buena mujer.

Good ha sido un proyecto de línea ofensivo interesante. Tiene unas formas todavía muy imperfectas, pero su tamaño, su fuerza y su capacidad para mover esas 340 libras con cierta soltura le han abierto un camino en el equipo. Desde la franquicia se ha decidido apostar por él como right tackle y, a menos que se invierta una ronda muy alta en el puesto este año, es posible que lo veamos saltar como titular al año que viene.


Es muy pronto para valorar con la perspectiva necesaria una selección de picks tan reciente, pero, a simple vista, parece que el draft del año pasado ha sido de los mejores de los últimos años. Se ha conseguido reforzar una línea defensiva que parecía totalmente perdida. Se ha mejorado contra el juego de carrera. Se han traído varios prospectos que podrían dar el gran salto el año que viene, y que, en principio, podrían contar con la confianza del staff.

Y a pesar de todo, se ha jugado la peor temporada desde aquel nefasto 2011. Si podemos quedarnos con algo positivo del año pasado, es precisamente la cantidad de jugadores elegidos que podrían ser titulares el año que viene. A pesar de todo, el equipo sigue teniendo varias parcelas del juego con necesidades acuciantes. En poco más de una semana, Grigson tiene la obligación de repetir los buenos resultados. El draft es la base de todo proyecto. Veamos si la experiencia que ha adquirido durante su cargo hace que su ojo de scout se afile un poco más.






No hay comentarios:

Publicar un comentario